La ciudad rusa que explota a los trabajadores norcoreanos y que ayuda al régimen de Kim Jong-un en la entrada de divisas

Antes de la pandemia, muchos norcoreanos trabajaban en este sitio de construcción en el centro de Vladivostok, Rusia.Foto para The Washington Post por Arthur Bondar
Antes de la pandemia, muchos norcoreanos trabajaban en este sitio de construcción en el centro de Vladivostok, Rusia.Foto para The Washington Post por Arthur Bondar (Arthur Bondar/)

En una popular página que promociona a la ciudad rusa de Vladivostok, hay una parte solo dedicada a los trabajadores norcoreanos disponibles para trabajos de construcción de viviendas.

Un hombre norcoreano, que le dijo a The Washington Post que ha trabajado en Rusia durante “muchos años”, explicó que puede ganar mucho más dinero en la ciudad rusa que en Corea del Norte, incluso cuando aproximadamente la mitad de sus ganancias están destinadas al régimen de Kim Jong-un en Pyongyang.

“La cantidad que pagas está fijado” por el gobierno de Corea del Norte, dijo. “Si ganas mucho, puedes quedarte también con mucho, pero si ganas poco, te quedarás con poco”.

Más de un año después de que las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU prohibieran a los países albergar a la fuerza laboral dirigida por el régimen de Corea del Norte, los trabajadores norcoreanos permanecen en Vladivostok, una ciudad portuaria de unos 600.000 habitantes cerca de la frontera entre Rusia y Corea del Norte. Es uno de los principales puntos de apoyo en el mundo para que los norcoreanos trabajen fuera del país y proporcionen a Pyongyang un flujo de divisas que ayude a respaldar a Kim y su dictadur.

Varios gerentes de construcción rusos en Vladivostok dijeron que continúan trabajando con norcoreanos, aunque hay menos en la ciudad desde que las sanciones de la ONU entraron en vigor en diciembre de 2019. La pandemia de coronavirus hizo que las autoridades cerraran la frontera entre los países un mes después.

Rusia ha sido crítica con las sanciones, pero dijo que se adherirá a ellas. Moscú reconoció el año pasado que no cumplió con el plazo de la ONU para repatriar a los trabajadores norcoreanos debido a lo que la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Maria Zakharova, dijo que eran “dificultades objetivas” debido a las limitadas opciones de transporte.

Los norcoreanos son trabajadores en demanda, dijeron los gerentes de construcción, porque son baratos pero con una reputación de trabajo de calidad. Aunque tienden a ser privados y limitan sus interacciones con personas fuera del trabajo, tampoco temen ofrecer su trabajo al público publicando anuncios en una versión rusa de Craigslist.

La afluencia de efectivo extranjero de los norcoreanos que trabajan en el extranjero es vital, ya que Corea del Norte enfrentó el año pasado su peor recesión económica en más de dos décadas, dijeron analistas. Hubo informes de graves cortes de energía y cierres de fábricas, y Kim calificó la situación alimentaria del país como “tensa” el mes pasado, en medio de crecientes informes de escasez.

Kim Jong-un habla durante la apertura de la 3a Reunión Plenaria del 8o Comité Central del Partido de los Trabajadores de Corea (WPK), en Pyongyang, Corea del Norte, en esta foto sin fecha publicada el 16 de junio de 2021. por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA). KCNA/via REUTERS
Kim Jong-un habla durante la apertura de la 3a Reunión Plenaria del 8o Comité Central del Partido de los Trabajadores de Corea (WPK), en Pyongyang, Corea del Norte, en esta foto sin fecha publicada el 16 de junio de 2021. por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA). KCNA/via REUTERS (KCNA/)

Estados Unidos ha dicho que cree que el régimen de Corea del Norte ganaba más de 500 millones de dólares al año, antes de las sanciones de la ONU, con los casi 100.000 trabajadores que tenía el extranjero, de los cuales unos 50.000 estaban en China y 30.000 en Rusia.

Zakharova dijo a los periodistas en enero de 2020 que alrededor de 1.000 trabajadores norcoreanos permanecían en Rusia pero que “en realidad ya no son trabajadores porque sus permisos de trabajo han expirado y no reciben ingresos en Rusia”.

En un informe de marzo de 2020 presentado por la misión rusa a las Naciones Unidas, el país dijo que 511 ciudadanos norcoreanos que anteriormente tenían permisos de trabajo permanecieron porque “en vista de la nueva pandemia de coronavirus, Pyongyang ha detenido unilateralmente los enlaces de transporte” con otros países.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia no respondió a una solicitud de comentarios sobre el estado actual de los más de 500 norcoreanos que permanecieron en Rusia después del cierre de la frontera.

Rusia emitió más de 16.000 visas de turista y más de 10.000 visas de estudiantes a norcoreanos en 2019. A menos de 5.000 norcoreanos se les concedió una visa de turista o de estudiante en 2018, según estadísticas del Ministerio del Interior ruso. Los analistas dijeron que el aumento sugería que los norcoreanos continuaban trabajando en Rusia, pero ilegalmente.

Artyom Lukin, un académico de relaciones internacionales en la Universidad Federal del Lejano Oriente de Vladivostok, dijo que Rusia tiene interés en apuntalar el régimen de Kim. Si las Coreas se reunificaran alguna vez, significaría un aliado clave de Estados Unidos en la frontera de Rusia, dijo Lukin.

Hacer la vista gorda ante los trabajadores norcoreanos que aún se encuentran en el país, agregó, es una forma de que Moscú mantenga su alcance a Pyongyang.

Una camarera trabaja en un restaurante coreano en Vladivostok, Rusia, el 28 de mayo de 2021. Foto para The Washington Post por Arthur Bondar
Una camarera trabaja en un restaurante coreano en Vladivostok, Rusia, el 28 de mayo de 2021. Foto para The Washington Post por Arthur Bondar (Arthur Bondar/)

Es un secreto a voces que muchos norcoreanos continúan trabajando”, dijo Lukin. “Pero hace unos años, si caminabas por las calles de Vladivostok, veías a muchos norcoreanos. Ahora, los veo de vez en cuando, pero no tantos como antes”.

Cuando The Post lo contactó, un hombre norcoreano que publicó un anuncio en línea para trabajar en la construcción, dijo que estaba en Rusia con una visa de estudiante. El número de migrantes norcoreanos a Rusia se redujo a menos de 4.000 el año pasado en medio de restricciones de viaje por coronavirus, según estadísticas del Ministerio del Interior. Aproximadamente 2.600 llegaron con una visa de estudiante.

Ser seleccionado para trabajar en el extranjero es una oportunidad única y prestigiosa para que los norcoreanos mejoren la vida de sus familias en casa. Pero las condiciones de trabajo son notoriamente malas, dijeron los expertos, con jornadas potencialmente largas, salarios bajos y poca seguridad. Ahora que están trabajando indocumentados, es aún más difícil para los observadores laborales externos llegar a ellos.

Los riesgos del coronavirus hacen que su situación sea aún más precaria porque es poco probable que tengan acceso a equipo de protección personal, y mucho menos a vacunas.

Svetlana, una anfitriona rusa en un restaurante coreano en Vladivostok, dijo que los meseros norcoreanos trabajan muchas horas y los siete días de la semana. Pero asumió que las mujeres jóvenes se embolsan una parte decente de su salario porque las ha observado comprando cosméticos y ropa.

Svetlana se negó a proporcionar su apellido porque temía represalias por parte de su empleador. La mujer dijo que, por lo general, los meseros no pueden comunicarse con nadie fuera del personal del restaurante.

El sol se pone en la ciudad portuaria rusa de Vladivostok, Rusia, el 30 de mayo de 2021. Foto para The Washington Post por Arthur Bondar
El sol se pone en la ciudad portuaria rusa de Vladivostok, Rusia, el 30 de mayo de 2021. Foto para The Washington Post por Arthur Bondar (Arthur Bondar/)

Svetlana dijo que las mujeres a menudo le preguntan sobre las diferencias entre sus culturas. Por ejemplo, dijo que estaban “sorprendidos” de que viva con su novio.

“Me interesa cómo vivían allí y cuáles eran o no las reglas”, dijo Svetlana. “Pero cuando les pregunto, simplemente dicen: ‘Todo está bien’. Entonces, a pesar de que estamos en Rusia y deberían sentirse realmente seguros aquí, todavía no hay conversación. Son realmente privados“.

Kang Dong-wan, un experto en Corea del Norte en la Universidad Dong-A en Busan, Corea del Sur, viajó a Vladivostok a fines de diciembre de 2019 para verificar qué sucedió con los trabajadores norcoreanos después de la fecha límite de repatriación.

Había norcoreanos que volaban recientemente a Rusia desde Corea del Norte”, dijo Kang. “Yo mismo los vi”.

“Corea del Norte y Rusia han construido una relación sólida durante muchos años”, agregó. “Es difícil para Rusia decir que no cuando Corea del Norte quiere enviar trabajadores allí”.

(c) 2021, The Washington Post – Por Isabelle Khurshudyan

SEGUIR LEYENDO:

Kim Jong-un sostuvo que Corea del Norte se debe preparar para el “diálogo y la confrontación” con Estados Unidos

Kim Jong-un reconoció que la situación alimentaria en Corea del Norte “se está volviendo tensa”

About infobonaerenseok@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *