Un estudio señala que los anticuerpos del COVID-19 persisten al menos nueve meses tras una infección, incluso en asintomáticos

REUTERS/Phil Noble/File Photo
REUTERS/Phil Noble/File Photo (PHIL NOBLE/)

Un estudio realizado en una ciudad italiana, difundido este lunes en Nature, mostró que el nivel de anticuerpos por el COVID-19 continúa siendo alto al menos nueve meses después de producirse la infección por SARS-CoV-2, independientemente de si ésta fue o no sintomática.

Investigadores de la universidad de Padua y del Imperial College de Londres sometieron a pruebas de coronavirus a más del 85% de los 3.000 residentes en esa localidad italiana en febrero y marzo de 2020 y los volvieron a someter a tests de anticuerpos en mayo y noviembre de ese año.

El equipo investigador halló que el 98,8 por ciento de las personas infectadas en febrero y marzo mostraron niveles detectables de anticuerpos en noviembre y que no hubo diferencias entre aquellos que habían sufrido síntomas de COVID-19 y los que habían sido asintomáticos.

Los niveles de anticuerpos se detectaron empleando tres tests para detectar tipos diferentes de anticuerpos que responden a partes del virus diferentes.

COVID
Un test de anticuerpos en las manos de un médico (Getty) (NataBene/)

Los resultados arrojaron que aunque todos los tipos de anticuerpos mostraron algún declive entre mayo y noviembre, aunque la tasa de deterioro era diferente según el test. También hallaron casos de niveles de anticuerpos que aumentaron en algunas personas, sugiriendo una potencial reinfección con el virus, lo que proporciona un impulso al sistema inmunológico.

No encontramos pruebas de que los niveles de anticuerpos entre las infecciones de sintomáticos y asintomáticos difieran de manera significativa, lo que sugiere que la fuerza de la respuesta inmunológica no depende de los síntomas y la severidad de la infección”, apunta la autora principal del estudio, Ilaria Dorigatti, del Centro para el Análisis Global de Enfermedades Infecciosas y del instituto Abdul Latif Jameel para Analíticas de Emergencia y Enfermedades en el Imperial College.

No obstante, agregó que el estudio muestra que “los niveles de anticuerpos varían, a veces de manera notable”, dependiendo del test utilizado. “Esto implica que se necesita precaución cuando se comparan estimaciones de los niveles de infección en una población obtenidos en partes del mundo diferentes, con test diferentes en diferentes momentos”, puntualizó.

También observó que “está claro que la pandemia no ha terminado, ni en Italia ni en el extranjero. Para avanzar, es de importancia fundamental continuar administrando primeras y segundas dosis de la vacuna así como reforzar sistemas de vigilancia como los de rastreo de contactos”.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO:

La vacuna contra el COVID-19, “la luz al final del túnel” para los adultos mayores

El ranking de la vacunación contra el COVID-19 en América: mapa y estadísticas

About infobonaerenseok@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *