Bélgica rinde tributo a las víctimas de devastadoras inundaciones

Bélgica rinde este martes un homenaje a las víctimas de las inundaciones que arrasaron la región de Lieja (este del país) hace una semana, con una jornada de duelo nacional marcada por un minuto de silencio al mediodía local (10H00 GMT).

De acuerdo un informe preliminar cerrado el lunes en la noche, las inundaciones debidas a una semana de lluvias torrenciales provocaron la muerte de 31 personas y dejaron 70 desaparecidos, además del derrumbe de viviendas e infraestructura.

El número de personas desaparecidas era aún más elevado pero se redujo en las últimas 48 hora a medida que las regiones de Bélgica recuperaban su servicio de telefonía celular.

El valle del río Vesdre -un afluente del río Mosa que transbordó a causa de los aguaceros y la saturación de una represa- concentra al menos la mitad de las víctimas, según funcionarios locales.

Chaudfontaine, Trooz, Dison, Pepinster, Angleur o Chênée, en las proximidades de Lieja, se encuentran entre las localidades devastadas, donde el agua en algunos lugares subió más de un metro sobre su nivel normal.

Este es también el caso de Verviers, donde el rey de los belgas Felipe, y el primer ministro, Alexander De Croo, deben presidir las ceremonias en homenaje a las víctimas.

El Rey y el primer ministro tienen también previsto reunirse rescatistas y sobrevivientes antes de que suenen las sirenas del cuartel de bomberos de la localidad (a las 10H00 GMT), según el programa divulgado por el Ministerio del Interior.

Este martes las banderas en todas las oficinas y reparticiones públicas están a media asta.

– Homenajes en todo el país –

En Bruselas, la capital del país, todos los medios públicos de transporte se detendrán por un minuto, y se ha informado que la delegación belga en los Juegos Olímpicos de Tokio también participará a distancia de las ceremonias.

Desde el viernes el agua ha retrocedido gradualmente revelando un paisaje de desolación: casas destruidas, autos apilados, árboles arrancados y basura acumulada en todos lados.

Los sobrevivientes han iniciado la descomunal tarea de limpiar casas y calles, ayudadas por voluntarios que a veces vienen del extranjero.

Al mismo tiempo, los servicios de emergencia continúan las operaciones de búsqueda en los lugares más afectados y aseguran muchos edificios que amenazan con derrumbarse.

La magnitud de estas inundaciones no tiene precedentes en Bélgica, dijo De Croo el viernes De Croo al anunciar la jornada de luto, agendada en vísperas de la fiesta nacional del 21 de julio, que se celebrará de manera restringida.

La ciudad de Bruselas ha cancelado su tradicional “Baile Nacional” y en la localidad de Namur, capital de la región de Valonia, se suspendieron sus habituales celebraciones de fuegos artificiales.

Esta es la primera vez desde 2016 que Bélgica observa una jornada de duelo nacional.

Ese año se habían decretado tres días de luto tras los ataques yihadistas que dejaron 32 muertos y más de 340 heridos en Bruselas.

Las fuertes inundaciones de la semana pasada también afectaron a Luxemburgo, Holanda y especialmente a Alemania, donde las autoridades deploraron al menos 165 muertos según un saldo provisional.

mad/ahg/zm

About infobonaerenseok@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *